Telegram

Creo en Jesús, ¿ahora qué?

cristología reformadas teologando teología Aug 22, 2022
Creo en Jesús, ¿ahora qué?
  • Cristo no es solo una entrada a la vida cristiana, Cristo es todo

  • Dios nos salvó para tener una relación con nosotras 

  • Dios nos salvó para transformarnos a la imagen de su Hijo

  • La transformación implica sufrimiento porque no somos de este mundo

  • Cristo nos justificó, ya no hay culpa del pecado

  • Cristo nos perdonó, porque ha vencido el pecado

  • Cristo nos glorificará, porque resucitó por nosotras

Creo en Jesús, ¿ahora qué?

¿No te ha pasado que en tu vida cristiana muchas veces percibes que Jesús no es suficiente? ¿Has sentido que haber aceptado a Jesús en tu corazón no ha hecho mayor diferencia o no ha perdurado? No estás sola, muchas hemos pasado por eso, ya sea por las circunstancias difíciles que arrasan con nuestras buenas intenciones de vivir «cristianamente», o cuando los deleites de este mundo nos susurran al alma que hay algo mejor que Jesús.

Esto nos sucede cuando no hemos comprendido quién es Jesús verdaderamente, pero sobre todo, qué es lo que ha hecho por nosotras —a nuestro favor. Puesto que si eres honesta sobre las situaciones que vives que muchas veces no han encontrado una razón «cristiana» en ti, y por ello te has alejado o te has confundido, o te has acomodado en las mismas enseñanzas, con los mismos versículos, sin pasión en tu corazón por Jesús.

 Así que, lo primero: ¿Qué ha hecho Jesús?

Si queremos vivir en una relación verdadera con el Dios del universo que es nuestro Padre también, lo primero es ver y creer en su Hijo Jesucristo. «El cual, aunque existía en forma de Dios, no consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse, sino que se despojó a Sí mismo tomando forma de siervo, haciéndose semejante a los hombres» (Fil 1:6-7)

Jesús se encarnó, vivió una vida perfecta para justificarnos, esto quiere decir que al venir a la cruz delante del tribunal de Dios en nuestro lugar, no solo perdona nuestros pecados por su muerte, sino que quita la culpa y la deuda que teníamos con Dios por haber pecado contra Él. Entonces sella su obra al resucitar al tercer día para darnos la esperanza de que estaremos con Él eternamente.

Mientras pasamos a la eternidad, Dios está haciendo una obra nueva en nosotras. Estamos siendo santificadas o transformadas a la semejanza de nuestro Salvador. Venimos a ser sus discípulas. Un discípulo siempre querrá ser como su maestro, ¿no es así? Jesús nos hace esa invitación: sígueme. Eso significa que lo seguimos en sus términos —su Palabra—, en su carácter y en su obra de salvación al proclamar a otras quién es Él y lo que ha hecho.

Eso nos lleva a nuestra pregunta, ya sé eso, ¿y ahora qué?

Despierta. Sí, despierta. Dios te ha abierto los ojos para verlo, te ha dado a Jesús para que tengas una relación con Dios y al Espíritu Santo para transformarte a la semejanza de Jesús. ¿Qué harás? Muchas nos derrumbamos ante la dulce amarga realidad de que no tenemos el control de nada. No podemos salvarnos a nosotras mismas ni podemos salvar a otros, mucho menos al mundo. Algunas nos confundimos cuando otras están en prosperidad y nosotras en escasez. Muchas nos confundimos cuando ese esposo que deseamos —algo bueno— no llega, pero a mi amiga no cristiana le sucede lo que yo deseo. 

Sin embargo, cuando creemos en la obra de Jesús con todo nuestro corazón, es porque el Espíritu Santo ya nos ha venido a habitar, y es Él quien nos capacita para responder en fe a esa obra. ¿Cómo respondemos en fe? Obedeciendo por amor, así como Jesús lo hizo. Puesto que Jesús derrotó el poder del pecado en nosotras al hacernos suyas, hoy nosotras podemos decir no a los deseos pecaminosos. Hoy podemos acercarnos a otros cristianos y caminar en comunidad para que juntos persigamos la meta del supremo llamamiento.

Dios ya ha realizado a nuestro favor todo lo que nosotras no podíamos. Dios ya nos ha dado todo lo que necesitamos. Ahora, ¿cómo responderás? Cuando te sientas confundida, ora y abre su Palabra. Busca a otras para ayuda. Pero no te quedes con la duda, no te conformes, no te acomodes, Dios te ha dado a su Hijo para que te deleites en Él como un regalo de su amor. Porque verdaderamente el mejor regalo de Dios es nuestra preciosa salvación que debemos cuidar con temor y temblor, porque confiamos que Él pone el querer como el hacer por su buena voluntad para vivir afirmadas que todo lo que nos acontece está cumpliendo un mayor propósito en nuestra vida (Fil 2:12-13; Ro 8:28).

 

Aprende

Explica con tus palabras qué ha hecho Jesús. 

Vive 

¿Cómo puedes crecer en el conocimiento de quién es Cristo y cómo afecta a tu vida cotidiana? Lee y estudia Romanos 3-5 varias veces durante un mes. No olvides tomar notas. 

Lidera

Comparte con otras acerca de quién es Jesús, lo que ha hecho y cómo está interesado en ser conocido. 

 

¿Te registraste para participar en Teologando?

Nos vemos el próximo miércoles 24 de agosto a las 7:00 p.m. Hora de Ciudad de México en la sesión de webinar: ¿Quién es Cristo y qué ha hecho?

Si no te alcanzaste lugar, te esperamos el próximo mes. ¡No te lo pierdas!

¡Únete Reformadas hoy!

Y accede a los estudios Bíblicos gratuitos que satisfacen tu alma y aumentan tu fe.

¡Da clic aquí!